viernes, 11 de diciembre de 2015

Portarse mal no es ser puta

Ya te lo dijeron mientras crecías, que para que los hombres te tomen en serio debes saber darte a respetar. No te dejes besar en la primera cita. No te dejes agarrar los pechos, ni que te toquen debajo de la falda. Pon cara de ofendida. Propínale una cachetada al atrevido. Pórtate decente. No demuestres que tienes ganas. Finge que no te gusta. Que te enamoren con flores, que vengan con chocolates, que te dediquen mil poemas, que te presenten a sus padres, que conozcan a los tuyos, que te juren amor eterno. No importa que te moleste tanto protocolo, que lo consideres hipócrita y como una pérdida de tiempo. Eso piénsalo si quieres, pero no lo digas. Haz caso y no cuestiones. Obedece como buena niña. Sentir placer y buscarlo es condenable. Hacer y decir lo que piensas es censurable. Portarse mal es de putas, ya te lo dijeron, ya te lo dijeron… ¿Por qué no aprendes de una buena vez?

No hay comentarios: